scooter-electrico-antiguo

¿Cuándo se inventaron los patinetes eléctricos? Te contamos la historia de estos pequeños vehículos

La mayoría de nosotros sabemos de la existencia de los patinetes eléctricos y por todos los modelos innovadores que se ven en el mercado, se podría creer que es un invento reciente. Pero, la verdad es que no, el scooter eléctrico fue inventado hace muchos años atrás y aquí te contaremos toda su historia.

Ciertamente, este pequeño vehículo no tuvo mucho éxito al principio, incluso, se dejó de fabricar por mucho tiempo ya que no era un medio de transporte muy accesible. Afortunadamente, su desaparición no fue para siempre.

A lo largo de estos últimos años, muchas empresas han fabricado diferentes modelos de patinetes eléctricos y tan positiva ha sido su aceptación, que se ha convertido en uno de los medios de transporte más económico y amigable con el medio ambiente.

Inicios del patinete eléctrico: ¿cuál es el principio de la historia?

Comenzaremos respondiendo la siguiente pregunta ¿quién y en qué año se inventó el patinete eléctrico? Pues bien, el primer scooter eléctrico fue inventado por el imperio Krupp, una empresa alemana que se dedicó a fabricar armas durante la Guerra de los 30 años.

Esto fue así hasta el año 1915 que decidieron comenzar con la fabricación de los primeros monopatines motorizados en una de sus fábricas, específicamente la que estaba ubicada en Long Island, Nueva York- Estados Unidos.

Quién iba a pensar que una fábrica de armas sería la antecesora de los patinetes eléctricos que conocemos hoy en día. En aquel entonces, a la compañía que fundaron le colocaron por nombre Autoped y asimismo se llamaba el patinete eléctrico.

Este primer patinete eléctrico contaba con las siguientes características:

  • Una bocina.
  • Luces delanteras y traseras.
  • Incluía una pequeña caja de herramientas.
  • Un motor que se encargaba de impulsar el vehículo. Dicho motor estaba ubicado hacia el lado izquierdo de la rueda de adelante y brindaba una velocidad máxima de 35 km/h.

Sin embargo, al desplazarse a esta velocidad el patinete se desestabilizaba y provocaba caídas, por lo que recomendaban utilizarlo a 20 km/h o 25 km/h para desplazarse con seguridad. Otra de las características de este patinete eléctrico antiguo era que parte de su estructura podía plegarse para que así ocupara menos espacio al guardarlo.

Al igual que los patinetes eléctricos que conocemos actualmente, el patinete Autoped estaba diseñado para trasladar a una sola persona y recorrer trayectorias medianamente cortas de forma sencilla. Por eso, si lo analizamos bien, los modelos modernos no son tan diferentes al antiguo Autoped.

¿Cayó el patinete eléctrico en el olvido?

Podemos decir que el patinete eléctrico Autoped fue un gran pionero de la industria de los scooter eléctricos, pero no duró mucho tiempo en el mercado americano.
Fue utilizado por una minoría de la población, sobre todo por carteros, policías y hasta delincuentes. Pero, en esa época, muchas invenciones tecnológicas no tuvieron éxito y tristemente, este patín fue una de ellas. A continuación te explicamos por qué.

Resulta que, el scooter Autoped tenía un coste de 100 dólares, lo que era una gran cantidad de dinero en ese entonces. Y, si se comparaba con el precio de los coches a gasolina Ford, que en el año 1920 era de 250 dólares, el patín no parecía ser una opción muy rentable.

Por esta razón, fue perdiendo la atención de todos los posibles usuarios y demás público, lo que causó que el Autoped se dejara de fabricar en los Estados Unidos en el año 1921 y saliera de circulación.

scooter-electrico-antiguo

El Autoped tuvo un gran pero corto éxito en Europa

A pesar de que era fabricado en los Estados Unidos, este patinete eléctrico antiguo fue muy admirado en el continente Europeo. Fue tanto que en el año 1919, la empresa fabricante consiguió el permiso para poder fabricar el patín Autoped directamente en Europa.

Pero tampoco perduró su fama por mucho tiempo, pues se fábrico hasta el año 1922. Aun así, durante esos cuatro años de producción, fue muy bien aceptado en Gran Bretaña; muchos personajes famosos lo utilizaron para transportarse diariamente.

Entre estas celebridades podemos mencionar a la actriz Shirley Kellogg, Sir Henry Norman y su esposa Florence Priscilla Norman, quien fue una gran activista de aquella época en la lucha por el sufragio femenino.

La evolución del patinete eléctrico en 1930

Después de que la empresa Krupp dejó de fabricar su patín motorizado, no se volvió a ver este tipo de vehículo sino hasta el año 1930 cuando otras empresas comenzaron a fabricarlo. Y no regresó al mercado en su modelo inicial, volvió con muchas mejoras en los frenos, en la maniobrabilidad y le agregaron mejores luces.

Con el pasar del tiempo, se empezaron a fabricar con materiales más livianos y algunos modelos de patinetes eléctricos contaban con asientos, lo que era muy útil para los recorridos “largos”.

Su fama siguió creciendo, más aún cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial. Pues, resulta que muchos países quedaron con una crisis de combustible considerable y el patinete eléctrico se volvió la mejor opción de transporte para las personas en esos años.

Actualidad: una opción de transporte económica y ecológica

En 1915 el patinete eléctrico fue inventado y aunque en su época no consiguió gran éxito, dio inicio a una de las maneras más accesibles de transporte. Hoy en día, son muchas las personas que utilizan diariamente este tipo de vehículo para ir a su lugar de trabajo, a la universidad, para ir de paseo o a otros sitios de la ciudad.

Toda la percepción del pasado sobre el scooter eléctrico cambió. Ahora es un medio de transporte económico en comparación con los precios de las motocicletas y los coches. También existen muchos modelos distintos, con múltiples prestaciones, diferentes colores, marcas, tamaño, etc.

El producto que fue rechazado a principio del siglo pasado es el mismo que actualmente tiene miles de usuarios en muchos países, ayuda a cuidar el ambiente y les permite a las personas desplazarse con facilidad. Después de todo, la invención de la empresa Krupp no estuvo tan mal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *